Hay varias cosas que han caracterizado a nuestro proyecto, que podemos definir como nuestra «Filosofía» o «Política»:

  • No somos un colectivo, ecoaldea o similar. Somos una familia de 4 personas, a las que por razones de privacidad no vereis aquí. El interés está en la finca y el proyecto, no en nosotros.
  • El proyecto ha sido manejado únicamente por una persona, con apoyo ocasional de la familia.
  • Hemos respetado el principio permacultural de la equidad, manejando una finca que está dentro de nuestra cuota de huella ecológica. No sería asi si tuviéramos por ejemplo 50 hectáreas: no solo superaríamos con creces la cuota asignada por persona a nivel mundial sino que nos obligaría a tener personal para poder manejarla, maquinaria, etc. Eso estaría fuera de nuestra escala. Podemos resumirlo con la conocida frase de «lo pequeño es hermoso».
  • Hemos Intentado emplear herramientas manuales y solo ocasionalmente herramienta eléctrica pequeña. No tenemos tractor, solo desbrozadora y motoazada. Hemos tenido en cuenta cuestiones de descenso enérgetico y pico del petróleo, buscando los medios de transición adecuados. Fomentamos la resiliencia.
  • Hemos Integrado tecnologías apropiadas, que incluyen desde la preparación de Biofertilizantes o cromas al empleo de impresoras 3D autoconstruidas para “fabricar” nuestro propios instrumentos, repuestos etc. Es decir, hemos trabajado por y para la soberanía alimentaria y tecnológica.
  • No hemos aceptado voluntarios ni Wwoofers (willing workers on organic farms). Hemos querido demostrar que nuestra finca se puede manejar sin apoyo externo. De ese modo es mas fácil convencer de la viabilidad de la misma.
  • No hemos querido centrar nuestra actividad en la formación, sino ser una finca productiva que nos permita generar excedentes para la venta. Pero por supuesto organizamos actividades como charlas, visitas guiadas, etc, con el fin de difundir nuestra visión.
  • Nuestro propósito principal ha sido demostrar que este modo de hacer las cosas es posible y viable. Queremos que se extienda, que se propague. Queremos que se apueste por este modelo.

Si has llegado hasta aqui debo decirte que tras haber mantenido estos principios durante mas de 10 años no hemos conseguido que la finca sea sostenible económicamente. Eso unido a problemas de salud que me impiden trabajar la finca nos ha llevado a ponerla a la venta a principios de 2020. Tienes mas información aquí.

Seguiremos buscando la manera de ejercer y difundir la permacultura, pero será de otras maneras. Tenemos Permacultura Aralar para rato , no te preocupes.

Sigo creyendo que nuestro planteamiento en este proyecto era viable y aunque nosotros no lo hayamos conseguido quizás tu si puedas. Hay muchos factores que influyen y hay uno fundamental, que es vivir en la finca. Esto que parece tan lógico en nuestro caso fue imposible, tuvimos que aceptar esa dificultad desde el principio y a la larga ha contribuido a este final.