Un compost muy particular


Este es un sistema de compostaje bastante particular, nos ha resultado muy útil y ha servido para poner de manifiesto la filosofía de la Permacultura referente a  “convertir los problemas en soluciones“.

El problema era que el camino de acceso, al salir de nuestro terreno, tenía bastante pendiente. Al caer las hojas en otoño se acaba formando una costra resbaladiza que causaba dificultades para salir con el coche, derrapaba.

Había que limpiar el camino y al hacerlo vimos que las hojas estaban parcialmente descompuestas y que podía ser un excelente aporte para compost. Así que dicho y hecho: a continuación se ve una foto de como estaba el camino una vez de amontonar en el centro del mismo el material, antes de empezarlo a recoger:

Al inicio de la limpieza del camino

Aquí se ve una vez de haber recogido dos o tres capazos como el que se ve en la foto, ya se aprecia que hay menos material:

Compost parcialmente recogido

Este es un ejemplo de capazo lleno, se puede ver la textura del material, son básicamente hojas que se han apelmazado con el agua. Pudimos recoger cuatro capazos como este:

Capazo de compost recogido (y van...)

Como recogimos mucho material no lo hemos echado todo de golpe al compostero sino que lo vamos echando por capas, el sobrante lo mantenemos en un pila aparte y lo vamos aportando de forma sucesiva, alternando con restos de comida, paja, etc.

Aportación a la pila de compost

Y aquí vemos el camino terminado de limpiar, esto es otra cosa. Misión cumplida, problema (de derrape del coche) resuelto y compost mejorado. ¿que mas se puede pedir?

Camino limpio y despejado

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *